Cada 25 de abril Italia recuerda a los Partisanos. Se trata de aquellos miles de hombres y mujeres marcados por ideales comunistas, socialistas, liberales, anarquistas y católicos, que tomaron armas para liberar a su país de la invasión alemana y del régimen fascista.

Se refugiaron en las montañas de los Apeninos y de los Alpes, en bosques y valles, y fueron apoyados militarmente por los Aliados con el fin de atacar a las tropas de ocupación. Una guerrilla que duró casi dos años y de la cual formaron parte cientos de miles de italianos, entre ellos había más de 30 mil mujeres.

En este día, se busca transmitir la importancia de su lucha a las nuevas generaciones. Miles de jóvenes dieron su vida para devolverle la democracia a su Nación. Italia se liberó de la invasión del Imperio Alemán y de veinte años de dictadura fascista, liderada por Benito Mussolini.

¿Cómo se celebra el Día de la Liberación? Generalmente, los Partisanos -o sus hijos y nietos- desfilan por la plaza central, acompañados por la banda musical, que entona el Himno Nacional Italiano junto con la gran canción de la Resistencia: Oh Bella Ciao.

Imagen relacionada

Por otro lado, en varias viviendas y edificios públicos se exhibe en las ventanas la Bandera Italiana con sus tres colores bien identificados: el verde, recordando el color de las llanuras de Italia; el blanco, reflejando el color de la nieve en sus alturas, y el rojo, la sangre de los caídos por las guerras.

Así nacía nuestra Italia: una Nación bella, libre y única, tal como la conocemos hoy en día.